Recordando a Shioda shihan

Hace 24 años fallecía el fundador del Aikido Yoshinkan, Shioda Gōzō Shihan (9 de septiembre de 1915 – 17 de Julio de 1994)
Recordamos a este gran maestro compartiendo una serie de exhibiciones junto a un texto importante para comprender su visión del Aikido.

El momento del contacto se convierte en el ataque

El fundador, Ueshiba Sensei dijo: «En una batalla real, atemi es el setenta por ciento, la técnica es el treinta por ciento.» El entrenamiento que seguimos en el dojo está diseñado para enseñarnos diversos tipos de técnicas, la forma correcta de mover nuestro cuerpo, modos efectivos de usar nuestra propia potencia, y cómo crear una relación con la otra persona.
En una batalla real debemos usar la potencia que hemos desarrollado en nuestros cuerpos en el dojo, y hacerlo explosivamente en un instante; debemos decidir el resultado de la lucha en ese momento. En esa situación, atemi es muy importante.
En Aikido no empleamos ninguna fuerza especial para aplicar atemi. Igual que en todas las demás técnicas, podemos generar potencia mediante el uso de energía concentrada. Por ejemplo, en el caso de shomen-tsuki, si podemos emplear la rodilla frontal para transferir efectivamente toda la potencia del movimiento hacia delante de nuestro cuerpo, la totalidad de la energía será transferida a nuestro puño.
En atemi, la sincronización es por supuesto muy importante. Cuando el uke avanza hacia nosotros, si podemos sincronizar con dicho avance de manera que sea posible lanzar nuestro ataque en el momento en que se halla desequilibrado, incluso sin usar fuerza, podremos golpear con gran potencia.
La forma de efectuar los ataques en Aikido no se limita simplemente a golpear con el puño o tegatana (canto de la mano). Si hacemos contacto con el uke con potencia concentrada, esto es atemi, podemos usar el hombro, la espalda o cualquier parte de nuestro cuerpo para hacer atemi.

Gozo Shioda
Aikido total: el curso maestro
2004. Editorial Paidotribo.

 

Anuncios

Hace 49 años…

El 26 de Abril de 1969, a las 5 de la tarde, fallecía el fundador del Aikido, Ueshiba Morihei a los 86 años de edad.
Sus cenizas fueron enterradas en el templo de la familia Ueshiba en el cementerio de Tanabe, y se guardaron mechones del cabello del fundador en el santuario Aiki de Iwama, en el cementario de la familia Ueshiba en Ayabe y en el Gran Santuario de Kumano.
Compartimos con toda la comunidad este bello doka (poema de la vía) junto a una fotografía tomada por Pequeños Universos del monumento del Fundador en su ciudad natal, Tanabe.

49 aniversario osensei

Asageiko – La práctica matutina

Los japoneses llaman asageiko a la práctica de artes marciales que se realiza temprano en la mañana. En Aikido se practica desde que su fundador Ueshiba Morihei comenzó con su propio entrenamiento.
En esta primera parte delinearemos su significado e implicancias, así como también los beneficios que, a través de la experiencia personal, reconocemos como relevantes.
Así con todo, O’sensei tenía especial aprecio por estas tempranas horas del día, como podemos vislumbrar en la siguiente cita.

Aiki es el camino de los Kami y nació de la voluntad de los Kami.
Levántese temprano en la mañana para saludar al sol. Inhale el aliento del cielo y deje entrar el cosmos. Luego respire la rica vitalidad de la tierra. Mezcle estas respiraciones con su propia respiración y conviértase en el aliento de la vida misma. Su mente y cuerpo se alegrarán, el dolor y la desilusión se disiparán y se llenarán de gratitud.
Los movimientos de Aikido que unen al ser humano con la gran naturaleza son todos dados por Sarutahiko-no-O-Kami. Aikido es Misogi. La purificación de nosotros mismos. El camino del universo.

Morihei Ueshiba

Sin más prolegómeno los invitamos a leer; Asageiko: La práctica matutina (Parte 1) por Mario Sapienza

Fascinaciones II: Eisenstein y Japón

Vuelve Fascinaciones a Pequeños Universos de la mano del realizador y docente Juan Pablo Mazzini. Este segmento abraza aquellas historias de grandes artistas que, en algún momento de sus vidas, quedaron enamorados de la cultura japonesa.

With Japanese kabuki actor Sadanji Ichikawa II, Moscow, 1928

Sergei Mihailovich Eisenstein fue un director de cine y teatro soviético. Es considerado el padre del montaje, elemento que, según algunos teóricos del séptimo arte, le es propio y marca su rasgo diferencial.

Leer Fascinaciones II: Eisenstein y Japón por Juan Pablo Mazzini.

La esencia del Aikido

Morihiro Saito nació en la prefectura de Ibaraki, en 1928. Atraído por los relatos de un “viejo haciendo extrañas técnicas en la montaña cerca de Iwama”, se convirtió en estudiante del fundador del Aikido, Morihei Ueshiba, en 1946. A los dieciocho años de edad comenzó a entrenar con él y lo haría durante los siguientes veintitrés años.


Su horario en el Japan National Railway le permitió largos turnos de trabajo seguidos de largos turnos libres, por lo que pudo pasar intensos períodos de entrenamiento y logró actuar como compañero de práctica para Morihei Ueshiba, mientras perfeccionaba su plan de estudios de armas.

aaa2

Saito Sensei ofició como guardián del Santuario Aiki hasta su muerte, ocurrida en 2002. Es famoso por su dedicación a preservar la forma exacta de las técnicas de Morihei Ueshiba, tal como se las enseñó el fundador durante su entrenamiento en Iwama.

Pequeños Universos les acerca una faceta no tan conocida de este maestro, en la cual él mismo reconocía no ser muy bueno: el aspecto teórico y filosófico del Aikido.
El siguiente capítulo pertenece al Volumen 5to. de sus famosos libros técnicos, llamados en inglés “Traditional Aikido – Sword, Stick, Body Arts”, impresos por primera vez en Japón en 1976.

Los invitamos a leer y compartir La esencia del Aikido por Saito Morihiro sensei

Preguntas a un maestro de Shiatsu

El Shiatsu es una terapia reconocida en Japón desde hace muchos años. Según el Ministerio Japonés de Salud Pública, “la terapia Shiatsu es una forma de manipulación aplicada con los pulgares, los dedos y las palmas de las manos, sin ayuda de instrumento alguno, mecánico u otro, para ejercer una presión sobre la piel con vistas a corregir trastornos internos, promover y conservar la salud y tratar determinadas enfermedades”.
Pequeños Universos realizó una entrevista exclusiva a Mino Eiji sensei, maestro de Zen Shiatsu. La finalidad de este texto es difundir Shiatsu y las enseñanzas de uno de sus pioneros en nuestro país, Argentina.

Click para leer la entrevista, Preguntas a un maestro de Shiatsu por Mario Sapienza.

DSC_0066 copy
Mino sensei, director del Centro Zen Shiatsu. Buenos Aires, Argentina.

Fragmentos de Ise

Un hombre que no había dado noticias suyas desde hacía tiempo, llegó para ver los cerezos en flor. La dueña de casa:

De ser inconstantes
Tienen fama
Las flores de cerezo.
[Sin embrago] aguardaron
A quien poco se deja ver durante el año.

El hombre respondió:

Si hoy no hubiera venido,
Como nieve mañana
Estarían caídas.
Y aunque no se derriten
¿Quién cual flores las miraría?

Ariwara no Narihira
Cuentos de Ise


Más acerca de esta célebre obra literaria en:
Ariwara no Narihira: Cuentos de Ise

JP1425
Poema de Ariwara no Narihira, de la serie Cien Poemas Explicados por la Enfermera. Katsushika Hokusai. 1839.

Benkei, el mitológico monje guerrero

benkei
Estatua de Benkei frente a la estación de tren Kii-Tanabe. Prefectura de Wakayama.

Saitō Musashibō Benkei (西塔武蔵坊弁慶), popularmente conocido como Benkei, fue un monje guerrero que vivió entre 1155-1189, un período de agitación política y social. Era conocido por su comportamiento de “ogro”, complementado por una estrafalaria estatura de 2 metros. A menudo se presentaba con una espada naginata unida a un poste de madera. A Benkei se lo representa en una serie de cuentos populares, obras de teatro Kabuki y Noh. Los más conocidos se destacan como ejemplos claros de su lealtad filial y coraje ante la adversidad.
Una de las historias acerca del origen de Benkei lo muestra yendo de Tanabe (su ciudad natal) a la capital de Kioto, donde conoce a su futuro maestro, un joven llamado Ushiwaka-maru, en el Puente Go-jo. Benkei había viajado a Kioto para encargar una nueva armadura a un herrero y le dijeron que necesitaría mil espadas para hacer el trabajo. Con tal propósito, se colocó en el puente y desafió en duelo a cualquier individuo armado que intentó cruzar. Después de derrotar a 999 hombres y recoger sus espadas, se encontró con Ushiwaka-maru, quien procedió a vencer a Benkei y, al hacerlo, ganó su eterna lealtad. Benkei seguiría al joven, más tarde llamado Minamoto no Yoshitsune, en sus grandes hazañas alrededor de Japón para derrotar al clan Taira en la famosa guerra Genpei.

La historia final de Benkei tiene lugar nuevamente posicionados él y Ushiwaka-maru en un puente, superados ampliamente en número. Luchando valientemente para dar tiempo a su amo a escapar y cometer seppuku (suicidio ritual), cuenta la leyenda que habría reducido a más de 300 hombres. Lleno de flechas, nadie se atrevía a acercarse al “ogro”, un hombre que permanecía de pie en el puente durante toda la noche. Muchos se preguntaban si era o no, verdaderamente, una bestia sobrenatural. A la mañana siguiente, habiendo notado que Benkei no se movía, el enemigo se acercó cautelosamente sólo para descubrir que había muerto de pie. La leyenda de la lealtad de Benkei, que protegió a su amo incluso hasta la muerte, ejemplificaba el código moral de la clase de samurái que pronto iba a crecer bajo el shogunato de Kamakura.

A propósito de la batalla entre Ushiwaka-maru y Benkei, John Stevens incluye a los tengu[1] como factor crucial en la derrota de este último;

Ushiwaka-maru, con la ayuda de una banda de tengu invisibles, derrota al monje bandido. Después de subyugar a Benkei, Ushiwaka-maru hizo al monje su sirviente. Morihei aprendió de Benkei así como del tengu de Ushiwaka-maru. Una vez una profesora de danza clásica japonesa llamó a Morihei y pidió instrucción en el arte de naginata. Morihei nunca había estudiado realmente ese arma, pero estuvo de acuerdo de todos modos, haciendo una cita con la maestra la semana siguiente. Morihei se encerró en su habitación con una copia de “El cuento de Ushiwaka-maru y Benkei”. El arma de Benkei era el naginata y nunca había probado la derrota hasta su encuentro con Ushiwaka-maru. Invocando las muchas batallas de Benkei en su mente, Morihei pasó el día absorbiendo todas las técnicas del monje guerrero. Más tarde enseñó a la profesora de baile con confianza. Cuando la maestra de baile realizó los movimientos de naginata que había aprendido de Morihei, recibió el más alto elogio de la audiencia por su maravillosa habilidad.[2]

[1] Espíritus de las montañas y bosques pertenecientes al folclore religioso japonés.

[2] The Secrets Of Aikido. John Stevens. Shambhala. 1995. Traducido al castellano por Pequeños Universos.

sc166347
Musashibo Benkei y Ushiwaka-maru en el puente Go-jo. Utagawa Yoshifuji. 1847. ©2017 Museum of Fine Arts. Boston.

Gotobiki-iwa. La piedra Sagrada del Templo Kamikura

gotobiki-iwa-kamikura-shingu

En la antigüedad, los tres dioses (Kumano-Hayatama-no-omikami, Kumano-Musubi-no-omikami, Ketsumi-Miko-omikami) descendieron desde los cielos hasta la roca sagrada llamada Gotobiki, en el monte Kamikura. Esta roca es objeto de adoración y el origen de la fe de Kumano, región en la que nació y se crio O’Sensei Ueshiba Morihei.

El único acceso al Templo Kamikura es a pie, a través de una larga escalinata de piedra.
Con más de 500 escalones, Kamikurasan-no-ishidatami (escalones de piedra del Monte Kamikura) se convierte en todo un desafío para los visitantes, ya que sus peldaños tienen formas y tamaños irregulares. Su gran pendiente hace que la bajada sea aún más peligrosa.

Es uno de los lugares sagrados más antiguos en el área de Kumano, incluso antes de Hayatama Taisha, el tercer Gran Santuario de Kumano Sanzan, además de Hongu Taisha y  Nachi Taisha. Estos tres grandes templos fueron objeto de reiteradas peregrinaciones y plegarias por parte del fundador del Aikido.

Investigación de las Artes Marciales. Jonathan Bluestein.

jonathan_as_shifu_age_26¡Nueva reseña en la biblioteca de Pequeños Universos!
En esta ocasión se trata del último trabajo de investigación realizado por Sifu Jonathan Bluestein denominado Research of Martial Arts.
Aquí obtendrá un claro y conciso panorama de lo que encontrará en este voluminoso libro.