La esencia del Aikido

Morihiro Saito nació en la prefectura de Ibaraki, en 1928. Atraído por los relatos de un “viejo haciendo extrañas técnicas en la montaña cerca de Iwama”, se convirtió en estudiante del fundador del Aikido, Morihei Ueshiba, en 1946. A los dieciocho años de edad comenzó a entrenar con él y lo haría durante los siguientes veintitrés años.


Su horario en el Japan National Railway le permitió largos turnos de trabajo seguidos de largos turnos libres, por lo que pudo pasar intensos períodos de entrenamiento y logró actuar como compañero de práctica para Morihei Ueshiba, mientras perfeccionaba su plan de estudios de armas.

aaa2

Saito Sensei ofició como guardián del Santuario Aiki hasta su muerte, ocurrida en 2002. Es famoso por su dedicación a preservar la forma exacta de las técnicas de Morihei Ueshiba, tal como se las enseñó el fundador durante su entrenamiento en Iwama.

Pequeños Universos les acerca una faceta no tan conocida de este maestro, en la cual él mismo reconocía no ser muy bueno: el aspecto teórico y filosófico del Aikido.
El siguiente capítulo pertenece al Volumen 5to. de sus famosos libros técnicos, llamados en inglés “Traditional Aikido – Sword, Stick, Body Arts”, impresos por primera vez en Japón en 1976.

Los invitamos a leer y compartir La esencia del Aikido por Saito Morihiro sensei

Anuncios

Benkei, el mitológico monje guerrero

benkei
Estatua de Benkei frente a la estación de tren Kii-Tanabe. Prefectura de Wakayama.

Saitō Musashibō Benkei (西塔武蔵坊弁慶), popularmente conocido como Benkei, fue un monje guerrero que vivió entre 1155-1189, un período de agitación política y social. Era conocido por su comportamiento de “ogro”, complementado por una estrafalaria estatura de 2 metros. A menudo se presentaba con una espada naginata unida a un poste de madera. A Benkei se lo representa en una serie de cuentos populares, obras de teatro Kabuki y Noh. Los más conocidos se destacan como ejemplos claros de su lealtad filial y coraje ante la adversidad.
Una de las historias acerca del origen de Benkei lo muestra yendo de Tanabe (su ciudad natal) a la capital de Kioto, donde conoce a su futuro maestro, un joven llamado Ushiwaka-maru, en el Puente Go-jo. Benkei había viajado a Kioto para encargar una nueva armadura a un herrero y le dijeron que necesitaría mil espadas para hacer el trabajo. Con tal propósito, se colocó en el puente y desafió en duelo a cualquier individuo armado que intentó cruzar. Después de derrotar a 999 hombres y recoger sus espadas, se encontró con Ushiwaka-maru, quien procedió a vencer a Benkei y, al hacerlo, ganó su eterna lealtad. Benkei seguiría al joven, más tarde llamado Minamoto no Yoshitsune, en sus grandes hazañas alrededor de Japón para derrotar al clan Taira en la famosa guerra Genpei.

La historia final de Benkei tiene lugar nuevamente posicionados él y Ushiwaka-maru en un puente, superados ampliamente en número. Luchando valientemente para dar tiempo a su amo a escapar y cometer seppuku (suicidio ritual), cuenta la leyenda que habría reducido a más de 300 hombres. Lleno de flechas, nadie se atrevía a acercarse al “ogro”, un hombre que permanecía de pie en el puente durante toda la noche. Muchos se preguntaban si era o no, verdaderamente, una bestia sobrenatural. A la mañana siguiente, habiendo notado que Benkei no se movía, el enemigo se acercó cautelosamente sólo para descubrir que había muerto de pie. La leyenda de la lealtad de Benkei, que protegió a su amo incluso hasta la muerte, ejemplificaba el código moral de la clase de samurái que pronto iba a crecer bajo el shogunato de Kamakura.

A propósito de la batalla entre Ushiwaka-maru y Benkei, John Stevens incluye a los tengu[1] como factor crucial en la derrota de este último;

Ushiwaka-maru, con la ayuda de una banda de tengu invisibles, derrota al monje bandido. Después de subyugar a Benkei, Ushiwaka-maru hizo al monje su sirviente. Morihei aprendió de Benkei así como del tengu de Ushiwaka-maru. Una vez una profesora de danza clásica japonesa llamó a Morihei y pidió instrucción en el arte de naginata. Morihei nunca había estudiado realmente ese arma, pero estuvo de acuerdo de todos modos, haciendo una cita con la maestra la semana siguiente. Morihei se encerró en su habitación con una copia de “El cuento de Ushiwaka-maru y Benkei”. El arma de Benkei era el naginata y nunca había probado la derrota hasta su encuentro con Ushiwaka-maru. Invocando las muchas batallas de Benkei en su mente, Morihei pasó el día absorbiendo todas las técnicas del monje guerrero. Más tarde enseñó a la profesora de baile con confianza. Cuando la maestra de baile realizó los movimientos de naginata que había aprendido de Morihei, recibió el más alto elogio de la audiencia por su maravillosa habilidad.[2]

[1] Espíritus de las montañas y bosques pertenecientes al folclore religioso japonés.

[2] The Secrets Of Aikido. John Stevens. Shambhala. 1995. Traducido al castellano por Pequeños Universos.

sc166347
Musashibo Benkei y Ushiwaka-maru en el puente Go-jo. Utagawa Yoshifuji. 1847. ©2017 Museum of Fine Arts. Boston.

Gotobiki-iwa. La piedra Sagrada del Templo Kamikura

gotobiki-iwa-kamikura-shingu

En la antigüedad, los tres dioses (Kumano-Hayatama-no-omikami, Kumano-Musubi-no-omikami, Ketsumi-Miko-omikami) descendieron desde los cielos hasta la roca sagrada llamada Gotobiki, en el monte Kamikura. Esta roca es objeto de adoración y el origen de la fe de Kumano, región en la que nació y se crio O’Sensei Ueshiba Morihei.

El único acceso al Templo Kamikura es a pie, a través de una larga escalinata de piedra.
Con más de 500 escalones, Kamikurasan-no-ishidatami (escalones de piedra del Monte Kamikura) se convierte en todo un desafío para los visitantes, ya que sus peldaños tienen formas y tamaños irregulares. Su gran pendiente hace que la bajada sea aún más peligrosa.

Es uno de los lugares sagrados más antiguos en el área de Kumano, incluso antes de Hayatama Taisha, el tercer Gran Santuario de Kumano Sanzan, además de Hongu Taisha y  Nachi Taisha. Estos tres grandes templos fueron objeto de reiteradas peregrinaciones y plegarias por parte del fundador del Aikido.