Cuentan que esa noche (Etsunengeiko)

Por Mario Sapienza

Cuentan que esa noche el cielo no dejaba de extender un manto inquietantemente blanco sobre las callejuelas de Shinjuku-ku. Avanzando lentos y cuidadosos, algunos vehículos, plateados de frío, serpenteaban sin duda alguna hacia Hombu Dojo.

En la casa central del Aikidô Aikikai en el mundo, ubicada en Wakamatsu cho, ese mismo gélido 31 de diciembre se llevaría a cabo el Etsunengeiko, nombre que se da en Japón a la tradición de “atravesar el año practicando”.

Algunos dicen que a las 11:10 pm había unos pocos entusiastas sobre el tatami, y que llegadas las agujas hacia las 11:30 no quedaba espacio ni para el asombro.

Para cuando subió Doshu al tercer piso de la locación, todos los practicantes formaban perfectas líneas paralelas, parecidas a la excesiva cantidad de vías de la estación ferroviaria que vio pasar a muchos de ellos.

Tras una breve entrada en calor, las más de 200 personas hicieron que la inclemente temperatura exterior no fuera más que una idea del pasado.

Suwariwaza, shomen uchi iriminage. Buscar un compañero con quien practicar y nada más. Se desvanecen el pasado y el futuro, sólo el eterno presente cuenta, sin importar la cantidad de piernas y brazos que se cruzan entre las técnicas de unos y de otros.

Hay una multitud de personas y, sin embargo, no queda lugar para las costumbres de año nuevo, la espera de las 12:00 am, el alzar de las copas, los saludos y los abrazos. Nada de eso existe ya. Únicamente el aquí y el ahora importan, dejando a un lado el calendario, el reloj, e ignorando las increíbles flores de fuego que cubrirán el firmamento de la noche.

Dicen que fue una hora nada más. Que los rostros sudados sólo contuvieron sonrisas. Nadie podría definir el instante en el que pasaron al otro año. En cambio, sí podría definirse la intención, esa voluntad que unió a los Shihan y Shidoin de Hombu Dojo, y a todos los practicantes provenientes de muchas partes del mundo, para disfrutar en armonía lo más valioso que tienen los aikidokas: el keiko.¹

Algunos afirman que este evento es una oportunidad que tienen los estudiantes para reflexionar sobre la práctica del último año y determinar los progresos realizados, así como para fijar nuevas metas en la medida en que se comprometan con un nuevo año de práctica.

Será una tarea para después del Etsunengeiko, una vez que se dispongan mesas bajas en todo el tatami y se aquieten los sonidos para escuchar un breve discurso de Doshu. Entonces llegará el brindis entre todos y la camaradería se dejará llevar, a través de la etiqueta, por el transcurso de un par de horas.

Más tarde, los practicantes se irán yendo poco a poco, silenciosamente; seguirán la noche o la terminarán, pero ya no serán los mismos que al principio de ella. No habrán pasado de un año a otro mecánicamente; lo habrán hecho llevando a cabo lo que los vuelve más felices, y eso cambiará el rumbo del flamante 2012.

¹ Para comprender mejor el concepto de Keiko, les dejamos el siguiente link con una explicación clara y concisa.
http://www.shotokai.cl/filosofia/keiko.html

Anuncios

7 comentarios en “Cuentan que esa noche (Etsunengeiko)

  1. Enrique

    Me pareció muy buena la nota por la energía que irradia. Lo que no estoy de acuerdo es con la frase: “En la casa central del Aikido en el mundo”. En primer lugar porque hay otras líneas de Aikidô ( a lo mejor “cuantitativamente” menos representativas) fundadas por discípulos directos de O Sensei Ueshiba. En Shinjuku se encuentra el Aikikai honbu dojo (la casa central del Aikikai o, para decirlo mejor, del Aikidô Aikikai).

    Gracias por difundir aspectos tan representativos del Aikidô.

    1. Hola, Enrique. Entendemos tu desacuerdo, más nunca fue nuestra intención excluir a las demás líneas de Aikido del mundo. Las reconocemos y respetamos. Unir es la idea.
      Así y todo, esta frase que remarcás, se basa en que Hombu dojo (Aikikai) es lo que era Kobukan dojo, la primer casa central del Aikido en el mundo. Vamos a agregar “Aikikai” al texto, pero recordá que este artículo en particular es más una pieza literaria que un material de información.
      Agradecemos sinceramente tu comentario. Sigamos compartiendo, en este espacio para todos los que amamos el arte de Osensei Ueshiba Morihei.
      Saludos.

      1. Enrique

        De nuevo, era sólo un señalamiento y nunca puse en duda la buena fe. En lo personal les estoy muy agradecido por las notas publicadas. Es importante pararse en el camino y rever hacia dónde vamos, y más cuando tenemos un espacio como este que se vuelve una brújula en el camino.

  2. Adrián

    De nada.
    Y muy cierto lo qwue explican en el enlace…el ser humano se ha querido volver demasiado “humano artificial” olvidándose de lo que es….uno más aqui y ahora…

Escribe aquí tus pensamientos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s