Conceptos básicos sobre la hakama

Por Cristian Casares

La hakama posee gran importancia tanto en el Aikido como en la cultura japonesa. Me parece importante que demos una explicación clara sobre esta prenda que los cinturones negros portan y que Osensei, el fundador de nuestra disciplina, encuadraba como de uso “obligatorio”.

Podemos comenzar mencionando que esta pieza de tela con 7 dobleces o tablas (5 adelante y 2 atrás) data del período Edo (1603-1868), y básicamente fue diseñada para cubrir las piernas de los samuráis, cuando montaban a caballo, del polvo y la suciedad propios del terreno agreste. Más tarde, los samuráis dejaron los caballos de lado pero las hakamas continuaron siendo un símbolo de su estatus en la sociedad a la que pertenecían, la cual siempre estuvo definida por diversos estratos. La prenda fue concebida para ser usada por hombres, aunque no tardó en ser adoptada también por las mujeres. Su importancia trascendió el ámbito de las artes marciales (Aikido, Iaido, Kyudo, etc.) para tocar el mundo de la cultura japonesa en general (teatro Noh, Kabuki, Ceremonia del Té, danzas varias, etc.), e incluso es vestida en actos formales (tales como funerales, casamientos, etc.).

Antiguamente existían diferentes tipos de hakamas. La hakama que se utiliza hoy en día en las diferentes artes marciales –con camales– se denominaba joba hakama (toscamente, algo que uno se pone para montar a caballo, en lo que debe introducirse). La segunda versión de hakama consistía en una falda de tubo que no tenía camales. Por último, la tercera versión era similar a la segunda, pero de una longitud muy superior. Esta última se utilizaba en las visitas al Shogun o al Emperador. Tenía una longitud de entre 3 y 4 metros, y era doblada repetidas veces y colocada frente a los pies del visitante. Por ello, se andaba en shikko (desplazamiento que se realiza de rodillas, como si los tobillos estuvieran atados) para solicitar audiencia; no obstante, su uso suponía un peligro ya que se podía ocultar un arma en la hakama con intenciones de realizar un ataque.

Se dice que cada una de las siete tablas que tiene la hakama representa uno de los valores del Samurái, tomados del Bushido (conjunto de conceptos y filosofía del Guerrero). Estos son:

1. Yuki: coraje, valentía, bravura.
2. Jin: humanidad, caridad, benevolencia.
3. Gi: justicia, entereza, integridad.
4. Rei: etiqueta, cortesía, perfección (también obediencia, respeto).
5. Makoto: sinceridad, honestidad.
6. Chugi: lealtad, fidelidad, devoción.
7. Meiyo: honor, crédito, gloria (también reputación, dignidad, prestigio).

De las enseñanzas que varios instructores me transmitieron destaco algunos consejos útiles al momento de doblar una hakama. El primero de ellos es que conviene empezar a plegarla siempre desde atrás, o sea, donde están las dos tablas mayores. Esto se debe a que, simbólicamente hablando, primero hay que ordenar el pasado para poder hacer lo mismo con el futuro (representado en la parte frontal de la prenda). Una segunda recomendación consiste en comenzar siempre el armado por la izquierda: esto tiene por objeto seguir la línea del corazón. Como último consejo sugiero alisar los pliegues desde adentro hacia afuera (esto ayuda mucho a que el doblado quede impecable, aunque no parezca).

Anuncios

12 comentarios en “Conceptos básicos sobre la hakama

  1. Carla

    Leyendo el articulo se me ocurrieron alguna preguntas relacionadas, en la práctica habitual el maestro deja a algún alumno su hakama para doblar ¿que significado tiene? ¿a cualquier alumno? ¿el color tiene algún significado? ¿es importante la forma de anudarla para sostenerla?.

    1. Andres

      Hola Carla, tengo entendido que, tal cual como plantea Cristian Casares en el post, el uso del Hakama ha trascendido la esfera marcial instaurándose en toda la cultura nipona.
      De esta forma ha adoptado colores y motivos variados….
      Por ejemplo en Aikido es mas usual ver Hakama negros, aunque últimamente se ven azules y hasta verdes. En Kendo es mas usual el azul, aunque también se ven negros y marrones oscuros y en Iaido es mas usual el marrón oscuro…
      esto desde mi pobre conocimiento responde mas a gustos personales que a algún dogma establecido en las artes marciales….
      Figuras trascendentes como O´Sensei Morihei Ueshiba en sus últimos años usaban el hakama blanco.
      La forma de anudarla es importante y también depende de su uso… En Kendo te das cuenta que la tenes mal anudada cuando a mitad de algún Shiai se te empieza a caer =), en aikido donde hay muchas caídas la forma de anudarlo cambia para que no se afloje con las mismas y en Iaido donde muchos katas son en posiciones sentadas es importante no pisarlo….
      Los japoneses tienden a buscar la perfección a cada mínimo detalle, también en la forma de atarlo esto esta presente y también en la forma de doblarlo al terminar de usarlo. Es conveniente observar a tu Sensei hacerlo y adoptar su forma para preservar estos detalles.
      Y en realidad no es que el Sensei te da el hakama para que vos los dobles, es que uno como su alumno humildemente solicita este honor a los fines de que el Sensei quede mas rápidamente desobligado de la clase para atender otros asuntos importantes, es un gesto de humildad y una manera de agradecer las enseñanzas recibidas.
      Saludos!

    2. ¿Qué tal Carla? Espero que te haya gustado tanto la nota como el blog y que te sientas libre de participar cuando lo desees. La hakama que deja el instructor o maestro después de dar la clase tiene, por lo que yo entiendo, un sentido simbólico y otro práctico. En algunos casos se deja la hakama para que determinado alumno aprenda a armarla debidamente y, en otros casos, se deja la hakama para que el alumno entienda la esencia de la humildad y la disciplina. Siguiendo con las demás preguntas, el instructor o maestro elije a quién darle la hakama, quizás basándose en esto anterior que postulé o en una elección personal. El color, por otro lado, no importa demasiado, pero por norma se usa negra o azul, dejando la blanca para casos muy especiales (Osensei, Doshu Ueshiba Kisshomaru, y algunos 10º dan). Por último, la forma de anudarla es bastante importante para que no se caiga en la práctica, hay varias formas como podrás ver en distintos sitios de internet, quizás el texto que expuse no iba directamente a ese tema, ya que era básico, pero podríamos decir que sería idóneo tenerla bien sujetada para poder sobrellevar la práctica sin detenerse para arreglarla a cada instante.
      Espero, más o menos, haber respondido tus dudas desde mi -todavía inexperto- punto de vista. Ojalá sigas viendo nuestras acutalizaciones, un saludo.

  2. Andres

    Saito Sensei, acerca del hakama en el dojo de O´Sensei en los viejos tiempos.

    “En el Japón de la posguerra muchas cosas eran difíciles de conseguir, incluyendo las telas. A causa de la falta, entrenábamos sin hakama. Tratamos de hacer hakama de las cortinas que se utilizaban para oscurecer las casas ante los ataques aéreos, pero debido que las cortinas habían estado colgadas en el sol por años, las rodillas se hicieron polvo tan pronto como empezamos a hacer suwariwaza. Estábamos constantemente emparchando esos hakama. Fue bajo esas condiciones que alguien vino con una sugerencia: “¿Por qué simplemente decimos que está bien no usar hakama hasta ser shodan?”. Esta idea fue propuesta como una política temporaria para evitar gastos. La idea detrás de aceptar la sugerencia no tenía nada que ver con que el hakamafuera un símbolo de una graduación de dan.

  3. Enrique

    Según Saotome Sensei: Cuando yo era uchideshi (discípulo interno que vive en el Dôjô) de O Sensei se nos exigía siempre llevar hakama para la práctica. Al principio debíamos aprender a caminar con ella el Tatami. En ese entonces no había ningún tipo de restricción respecto al tipo de hakama que uno podía llevar, así el dôjô era un lugar muy colorido.

    Uno veía hakama de todas las clases, todos los colores y todas las calidades, hakama de Kendô, hasta la hakama rayada usada en danza japonesa, o la costosa hakama de seda llamada sendai hira.

    Me imaginaba que más de un principiante habrá levantado la cólera de su abuelo por pedirle prestado su costosa hakama, que sólo él llevaba en ocasiones especiales y en ceremonias, para ser usada en la práctica del
    suwari waza

    Recuerdo claramente el día que me olvidé mi hakama. Me dirigía a la estera para practicar llevando sólo mi dogi, cuando O Sensei me detuvo. “¿Dónde está su hakama? “, me preguntó en forma severa. “¿Qué es lo que estaba pensando usted como para poder recibir la instrucción de su maestro llevando nada más que su ropa interior?, ¿no tiene ningún sentido del decoro?; obviamente, a usted le está faltando la actitud y la etiqueta necesaria en quien se propone seguir el entrenamiento del Budô. Vaya siéntese a un costado y vea la clase”.

    Éste fue sólo el primero de los muchos regaños que yo iba a recibir de parte de O Sensei. Sin embargo mi ignorancia, en esta ocasión, incitó a O Sensei a disertar a sus uchideshi, después de la clase, sobre el significado de la hakama.
    Él nos dijo que la hakama era una prenda tradicional para los estudiantes de Kobudô y preguntó si alguno de nosotros conocíamos la razón de por qué los siete pliegues en la hakama. “Ellas simbolizan las siete virtudes del Budô”, nos dijo O Sensei. “Ellas son: Jin (benevolencia), Gi (honor y la justicia), Rei (la cortesía y la etiqueta), Chi (la sabiduría, la inteligencia), Shin (sinceridad),Chu (lealtad) y Ko (piedad).“Nosotros encontramos estas cualidades en el distinguido samurai del pasado”.

    La hakama nos incita a reflejar la naturaleza del verdadero Bushidô . Llevarla simboliza el peso de las tradiciones que han pasado a nosotros de generación en generación. Aikidô nace del Bushido, el espíritu del Japón. En nuestra práctica nosotros debemos esforzarnos por pulir las siete virtudes .

    Actualmente, en la mayoría de los Dôjô de Aikidô no se sigue la regla estricta de O Sensei sobre como llevar la hakama. Su significado se ha degenerado, de un símbolo de virtud tradicional, a un símbolo de status de los yudansha .

    Yo he viajado a muchos Dôjô en muchas naciones. En muchos de esos lugares sólo los yudansha llevan hakama, el yudansha ha perdido su humildad. Ellos piensan que la hakama es un premio para ser exhibido, como el símbolo visible de su superioridad. Este tipo de actitud realizada en la ceremonia de saludo a O Sensei, con el que nosotros empezamos y finalizamos cada clase, es una burla a éste y a su arte.

    Peor todavía, en algunos Dôjô, a las mujeres de rango Kyû (y sólo la mujer) se les exige llevar hakama, supuestamente para conservar su pudor. Esto, para mí, es un insulto a las mujeres aikidoka. Así también lo es hacia los hombres, porque asumen, de su parte, una actitud de sumisión que no tiene ningún lugar en el tatami de Aikidô.

    Ver el uso insignificante que, hoy, se le da a la hakama me entristece mucho. Puede parecer un problema trivial para algunas personas, pero yo recuerdo muy bien la gran importancia que O Sensei le daba al uso de ella. No puedo descartar la importancia de este atuendo y pienso que, en ningún caso, se puede discutir el gran valor de las virtudes que simboliza.

    En mi Dôjô y en las escuelas asociadas , yo no la requiero hasta antes de que ellos hayan logrado su primera graduación ; ya que comprendo que la mayoría de los principiantes, en los Estados Unidos, no tienen abuelos japoneses a quienes puedan pedirles prestada la hakama.

    Yo siento que usando la hakama, y sabiendo su significado, ayudo a que los estudiantes sean conscientes del espíritu de O Sensei y la vigencia de su visión.
    Si nosotros permitimos que la importancia de la hakama se marchite, quizás nosotros empezaremos a dejar que cosas fundamentales como el espíritu de Aikidô caiga profundamente en el olvido.

    Si, por otro lado, nosotros somos fieles a los deseos de O Sensei al considerar nuestra indumentaria de práctica, nuestros espíritus estarán cada vez más cerca del sueño al que él dedicó su vida.

      1. Enrique

        En 1998 Saotome Shihan nos pidió que los estudiantes utilizarana hakama desde la primera graduación. Guajardo Sensei le explicó que en nuestro país el uso de la hakama se daba recién en Shodan. Guajardo le sugirió que nos permitiera el uso de la hakama a partir de verde para que no fuera tan chocante para el estudiantado.

      2. Gracias por compartir tu experiencia personal Enrique. Otras escuelas y maestros han resuelto el mismo dilema de diferentes formas y consideramos todas validas con un espíritu integrador y unificador. Rescatamos fundamentalmente la ampliación del conocimiento sobre la disciplina y la socialización de experiencias.
        Saludos cordiales y hasta el próximo artículo.

  4. Mariana D'Agostino

    Me parece muy interesante que hoy en día se utilice la hakama desde primer dan para arriba. Las tradiciones se reformulan y, por eso, viven y perviven. La ceremonia de puesta de hakama luego de un examen de shodan -el que inicia el camino de la práctica- me resulta uno de los eventos más bellos del aikido. Por lo menos, visto desde aquí, América Latina. Los ritos de pasaje son cautivantes a nivel cultural y tienen su importancia: los nacimientos, los casamientos, las muertes, son momentos de reunión para dejar una etapa anterior y pasar a otra; todos ellos tienen su simbolismo en las distintas civilizaciones. Creo que la hakama opera simbólicamente como rito de pasaje en algunos dojos y es un rasgo sumamente atractivo. Espero que Cristian Casares, el autor, siga compartiendo secretos. Probé el de empezar a alisar las tablas desde el centro y, definitivamente, funciona.

  5. Muy interesante la nota y el debate.
    Coincido con Mariana, no veo mal que se utilice solo por los danes, nunca lo ví como un gesto de soberbia. También estoy de acuerdo en que marca un comienzo en la práctica, no un fin…al igual que el cinturón negro.
    Además como kyu me resulta muy útil porque sé desde el primer dia a quien tengo que mirar con atención, con quien puedo practicar sin temor a lastimarme, etc.

    Saludos.

  6. Enrique

    Puntos a tener en cuenta con respecto a la hakama (por Wagner Bull 6º Dan Shihan Aikikai. traducido por Celina Da Silva)

    A) El Seika nô Item (punto energético ubicado en el bajo abdomen) es más fácilmente percibido con la hakama. Con sólo el dogi y el cinturón, el mismo (seika nô item) tiende a subir y a bajar en cuanto se mueve el practicante y este hecho “altera su equilibrio”. Usando la hakama y atando firmemente el nudo del cinturón en el bajo abdomen, obtendrá una sensación positiva de gran firmeza y estabilidad. Una vez autorizadas a usar la hakama, las personas progresan más rápido en el arte. Este hecho se debe, en parte, por la confianza que adquieren por haber ganado el derecho de usarla, pero en gran parte por el aumento del sentimiento de estabilidad centrado en el Seika nô Item.

    B) El equipo, como un todo, queda más ajustado. La hakama fija mejor la chaqueta sobre el pantalón, aumentando mucho la fijación proporcionada por el cinturón, permitiendo que quede más tiempo alineado y bien arreglado.

    C) La hakama aumenta la estabilidad. Con ella el practicante tiene la sensación de haberse transformado en una pirámide. Como es sabido la mente mueve el cuerpo, así también ella puede ser influenciada positivamente por las circunstancias
    exteriores. De esta manera, si se consigue la estabilidad de la mente, se conseguirá la estabilidad del cuerpo.

    D) La hakama aumenta la calma. Nosotros tenemos el instinto natural de escondernos cuando nos vemos frente a un peligro. Es aquella sensación que tienen los niños de esconderse bajo la frazada cuando sienten miedo. Es sabido que los conferencistas se sienten más seguros cuando tienen los pies escondidos por el mantel que cubre sus mesas, de allí que la parte delantera de las mesas está cubierta por alguna cosa. Evidentemente, a pesar de que este hecho sea una verdad en general para los principiantes, no debe ser la hakama una muleta en la que el aikidoka deba apoyarse. Por otro lado es verdad que el objetivo del entrenamiento teórico es hacer que el espíritu esté en calma en cualquier circunstancia. Es importante acordarse que, en términos prácticos, la circunstancias pueden ayudar a calmarnos y no hay desmérito alguno en usar artificios disponibles, en tanto sean usados como un complemento y no como una regla.

Escribe aquí tus pensamientos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s