Reconsiderar nuestro sistema de valores: comentario y publicación de un texto de Endo Seishiro Shihan

Retomamos el comentario y la publicación en castellano de una serie de artículos redactados por Endo Seishiro Shihan dentro del marco de Cosmos, Newsletter editado por Saku Dojo en Japón.
En esta oportunidad consideramos el ejemplar N° 10, que retoma a su modo el artículo presentado en la entrada Ser tan libre como la naturaleza, ya publicada en nuestro blog.
En “Reconsiderar nuestro sistema de valores”, Endo Seishiro Shihan nos propone un ejercicio de extrañamiento. Debemos distanciarnos de los valores aprendidos socialmente, del significado habitual que les atribuimos, para poder alcanzar la libertad de cuerpo y mente, para poder armonizar espíritu, habilidad y cuerpo.
Según su parecer, para alcanzar estas metas, resulta importante desprendernos del peso que sociedad y cultura imponen sobre nuestros hombros. Es preciso, justamente, “relajar los hombros”. Sin embargo, la sutileza del texto del Shihan alcanza, incluso, a reflexionar sobre el momento adecuado en que el practicante de Aikido debe seguir un consejo semejante. En este sentido, cada momento de la práctica es particular. Aikido exige un esfuerzo cotidiano de reflexión y observación. Aikido es libertad de movimiento, es armonía de cuerpo, mente y espíritu constante.

A propósito de la expresión “relajar los hombros”, elemento clave del artículo, un antiguo compañero de práctica japonés, que reside actualmente en la patria de Osensei, nos confirma los siguientes alcances semánticos de la frase evocada por el Shihan:La traducción directa de “relajar los hombros” es “Kata no Chikara wo Nuku”. “Kata” significa “los hombros”. “Chikara” es “fuerza con brío”. “Nuku” es casi igual que “relajar”.

  • “Tener mucha fuerza en los hombros” es “Kata ni Chikara ga Haitsuteiru”. “Haitsuteiru”, en el contexto de la práctica de Aikido, es casi “tener”.
  • El estado de “tener fuerza en los hombros” involucra una tensión que traba la transmisión o corriente de fuerzas suaves y flexibles con el uso del centro del cuerpo (hara). Lo ideal, sin duda, es “relajar los hombros”.

Agradecemos a Murasawa Ryu su valioso aporte para la comprensión de este artículo.

Los dejamos con el texto del Newsletter.

Cosmos N° 10: Reconsiderar nuestro sistema de valores

En el artículo previo de Cosmos sugerí que podíamos encontrar unos lineamientos para nuestra práctica de Aikido al desenvolvernos “con libertad de cuerpo y mente”, tal como Pablo Casals y Osensei Ueshiba Morihei lo notaron. Frente a esta afirmación recibí la siguiente pregunta: ¿cómo puede uno obtener la libertad de cuerpo y mente? Considero que todavía estoy en la vía de aprender Aikido y no estoy seguro de poder responder bien a esto. No obstante, me gustaría contar mi experiencia y lo que he sentido y aprendido. Valga, entonces, lo siguiente como referencia.

En Japón, “relajar los hombros” es una expresión en la que se ha enfatizado desde tiempos ancestrales y en varias actividades físicas y culturales. Reflejada sobre mi propia experiencia, esta frase me fue dicha cuando, personalmente, estaba alcanzando lo contrario a lo que yo buscaba aplicadamente, lo cual fue duro para mí, y a pesar de que consideraba que mi práctica de aikido era fuerte y buena. Si bien todos deseamos practicar bien, ser fuertes, superarnos (lo cual es algo bueno), al mismo tiempo, esta clase de conocimiento trae consigo un estado de “tensión” que obstruye nuestra capacidad de avanzar y mejorar, y que da como resultado un efecto opuesto al que se persigue inicialmente. Si es así, necesitamos considerar la relación entre mantener el conocimiento de la necesidad de mejorar los movimientos y el comportamiento que conduce a esta mejora.

Desde niños, hemos sido educados como miembros de la sociedad. Nos incorporarnos a la edad adulta fijados a varios sistemas de valores establecidos. Sin embargo, conceptos como bueno y malo, fuerza y belleza -aunque parecen ser verdades universales- cambian según la cultura o la época que se considere. Los valores que entendemos ahora como correctos son los que compartimos con la sociedad en la que vivimos. Intentamos ajustarnos intensamente a estos sentidos de valores y, muchas veces, restringimos la percepción de nuestra mente y de nuestro cuerpo al hacerlo. En ese contexto, nos han podido decir la frase: “tiene demasiada fuerza en los hombros”.

Para alcanzar el estado de “libertad de mente y cuerpo”, necesitamos cambiar la conciencia basada en el sistema de valores de nuestra sociedad. En otras palabras, necesitamos preguntarnos, nuevamente, qué es “lo que llega a ser bueno” en la práctica de Aikido. Para eso, necesitamos dar un paso por delante de los valores sociales, el “deber ser” y el “deber hacer”.

“Armonía de espíritu, habilidad y cuerpo” significa que, durante el entrenamiento, uno debe intentar armonizar lo espiritual con los movimientos del cuerpo. Pero, en la práctica, aun si pensamos que queremos hacer esto, nuestro cuerpo raramente nos sigue. Parece que el cuerpo se resiste a los movimientos de la mente. La época en la que más fuertemente sentí esta confrontación entre “cuerpo” y “mente” fue cuando movía mi cuerpo pensando conscientemente “lo que debía hacer” o “lo que debería ser”. Por lo tanto, llegué a la conclusión de que, para superar la confrontación, debía cambiar el enfoque. En la práctica, intento no perseguir la fuerza o la buena “performance” y me concentro en el momento presente, mientras procuro desprenderme lo más posible de la fuerza.

Al observar mis movimientos, sentir mi equilibrio y saber la dirección de mi próximo movimiento respecto del movimiento de mi compañero (reacción), intento preparar mi cuerpo en esa dirección. Se dice que la memoria del cuerpo es la más poderosa. Al principio, se intenta esto conscientemente, luego, continuamos hasta que podemos, por fin, hacerlo inconscientemente. Cuando uno se mueve ya “inconscientemente”, es posible percibir el movimiento que surge de la “armonía del espíritu, habilidad y cuerpo”, en la cual no hay oposición cuerpo-mente. De este modo, encontramos que ya nada restringe nuestro movimiento.

Endo Seishiro, Aikido Saku Dojo-cho (diciembre, 1997).
Traducción al inglés: Arita Reiko.
Traducción y adaptación al castellano: José Domínguez y Mariana D’Agostino para Pequeños Universos.

3 comentarios en “Reconsiderar nuestro sistema de valores: comentario y publicación de un texto de Endo Seishiro Shihan

  1. gra

    Es cierto, me preocupa la “buena performance”, y el estar pendiente de eso no me permite disfrutar de la armonía de fluir con el contacto del compañero. Gracias por acercarme el artículo, muy interesante!!

  2. fabian

    Muy bueno, muy interesante y reflexivo lo que dice sobre no llevar el peso sobre nuestros hombros, sobre todo ese del que habla, el que nos impone ciertos “conceptos” de nuestra cultura, para lograr crecer, y llegar a tener una practica “libre ” y por ende armoniosa, estaríamos mucho mas cerca del DO del AIKI. Deberíamos ser capaces de buscar eso que él se refiere.

  3. fabian

    Se me ocurre que sería mas coherentes en, si hablamos de la armoniosidad del aikido poner en practica esos conceptos de “libertad y relajación” que nos lleva a un crecimiento mas verdadero sobre el tatami., a que simplemente nos quedemos con lo teórico sin incorporarlo a nuestro entrenamiento….
    Muy buena nota a este gran maestro.

Escribe aquí tus pensamientos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s