Descanse en paz, T.K. Chiba Shihan

Pequeños Universos​ lamenta profundamente la perdida de Kazuo Chiba Shihan, quien ha fallecido el día 5 de junio de 2015. Nuestras más sinceras condolencias a sus familiares y alumnos.

T.K. Chiba Shihan, 1940-2015.
T.K. Chiba Shihan, 1940-2015.

Kamiizumi Nobutsuna, maestro de la espada japonesa

kamiizumiEn esta oportunidad, Pequeños Universos emprende un viaje hacia el pasado de Japón para poder echar un poco de luz sobre los grandes maestros y personajes que, directa o indirectamente, han influenciado al creador del Aikido, Osensei Morihei Ueshiba.

Este artículo está dedicado a uno de los más grandes maestros de la espada japonesa, Kamiizumi Nobutsuna, creador de la Shinkage-ryū.

Los invitamos a sumergirse en las profundidades de la historia y a desandar los caminos que concluyeron en la creación del Aikido.

Leer Kamiizumi Nobutsuna, maestro de la espada japonesa por Mario Sapienza.

El lugar de las armas en el Aikido

Chiba sensei 1990Pocos temas generan tanta discusión entre los estudiantes de Aikido como la disyuntiva entre la práctica a mano vacía y la práctica con armas.

¿Las técnicas de Aikido se basan exclusivamente en el manejo de la espada y del bastón? ¿Pueden dominarse esas técnicas sin un conocimiento exhaustivo del uso del bokken y del jo? ¿Osensei alentaba o desalentaba la práctica de armas entre sus alumnos?

En este artículo, Chiba Sensei aborda estas y otras cuestiones con la seriedad y profundidad propias de un gran maestro. Al tiempo que relata sus inicios como budoka y la asombrosa experiencia de servir como uke de Osensei, corre el eje de la cuestión hacia un enfoque moderno que desvanece la disyuntiva y reconcilia posiciones, lo que implica otorgar su auténtico valor a las dos fuentes de práctica.

Leer el artículo El lugar de las armas en el Aikido de Chiba Shihan (traducido al castellano por María Teresa Vidaurre Álvarez, en exclusiva para Pequeños Universos).

Entrevista con Morihei Ueshiba Osensei y Kisshomaru Ueshiba

1524969_708878139131502_2140250014_n1957. Dos periodistas asedian con preguntas al fundador del Aikido, Osensei Ueshiba Morihei, y su hijo Ueshiba Kishomaru. Ambos maestros dialogan con ellos sobre el origen del Aikido, su base marcial y espiritual, su diferencia con otras artes tradicionales, el estado de su enseñanza y su proyección como práctica integral y unificadora, como filosofía de paz, armonía y equilibrio humanos. ¿Puede pedirse más?

En esta oportunidad, de la mano de Carlos Leiva –lector frecuente y colaborador–, Pequeños Universos presenta uno de los pocos reportajes realizados a Osensei. Se trata de una conversación ya difundida en inglés pero versionada especialmente en castellano para nuestro blog.

La entrevista nos coloca en una situación de privilegio. Por lo general, estamos acostumbrados a leer sobre Osensei, pero de modo infrecuente nos topamos con su palabra fresca y directa, sin la mediación de discípulos y conocidos.

El Fundador del Aikido se explaya aquí sobre muchas de las anécdotas que se conocen sobre su vida, su iluminación, sus búsquedas. Con aliento agudo y vivaz, nos introduce sin vueltas en el corazón del Aikido. Quedan invitados a comentar y compartir.

Leer el artículo Entrevista con Morihei Ueshiba Osensei y Kisshomaru Ueshiba, versionado en castellano por Carlos Leiva y Pequeños Universos.

¡1000 Fans en Facebook!

Pequeños Universos sigue creciendo en las redes sociales, y hoy alcanzó los 1000 fans en Facebook. ¡Felicitaciones a todos!

1000 LIKES

¡Tercer aniversario de Pequeños Universos!

Hoy Pequeños Universos cumple 3 años de vida. Muchas gracias a todos los que, colaborando, editando, corrigiendo, traduciendo, diseñando, leyendo y compartiendo apoyan este proyecto. ¡Felicidades a todos!
Screen Shot 2014-09-02 at 8.11.33 PM

Cuadernos de Hiroshima, por Kenzaburo Oé. (segunda entrega)

(English version of this post and this article below)

6 de Agosto, 8:15 de la mañana. La vida se detuvo en Hiroshima tal como lo muestra este reloj de pulsera. Foto: AP. Archivo de las Naciones Unidas.“Escapé a la muerte de milagro pero pensé que debía ayudar a los indefensos ciudadanos que habían resultado heridos. No podía andar por mi propio pie y mi hijo, estudiante de medicina en aquella época, me llevó cargado a la espalda hasta el puesto de policía del Este. Allí sacó una silla y me sentó en ella. Después izó la bandera del sol naciente en un poste que había junto a nuestro improvisado puesto de socorro. En ese momento comenzamos nuestro trabajo junto a tres de mis enfermeras y a otra gente del vecindario que estaba en condiciones de ayudar.”
(Testimonio de Yoshimasa Matsusaka,
médico sobreviviente de la bomba atómica).

El 9 de agosto de 1945, a tres días del ataque nuclear sobre Hiroshima, Estados Unidos detonó el arma de Plutonio Fat Man sobre Nagasaki. El 15 de agosto el Emperador de Japón anunció por radio su rendición incondicional. Concluía así la Segunda Guerra Mundial. En un nuevo aniversario de estas trágicas fechas. Pequeños Universos acerca esta segunda y última entrega sobre las Crónicas de Hiroshima, de Kenzaburo Oé, con testimonios de los hibakusha, los sobrevivientes de la explosión atómica.

Leer el artículo Cuadernos de Hiroshima, por Kenzaburo Oé. (Segunda entrega) de Francisco Laborde

Hiroshima Notebooks, by Kenzaburo Oé. (Second Issue)

(Versión en español de esta entrada y este artículo más arriba)

6 de Agosto, 8:15 de la mañana. La vida se detuvo en Hiroshima tal como lo muestra este reloj de pulsera. Foto: AP. Archivo de las Naciones Unidas.“I escaped death miraculously but I thought that I should help the defenseless citizens that were injured. I could not stand on my own feet and my son, a medical student from that epoch, carried me on his back to the East Police Station. There he pulled out a chair and sat me. Afterwards, he raised the Rising Sun Flag in a flagpole that was next to our improvised help point. From that moment on, we started working together with three nurses and other people from the neighborhood that were in conditions to help.”
(Testimony from Yoshimasa Matsusaka, a doctor that survived the atomic bomb.)

On August 9, 1945, three days after the nuclear bombarding over Hiroshima, the United States detonated the nuclear weapon code-named Fat man over Nagasaki. On August 15, the Japanese Emperor broadcasted an unconditional surrender announcement. Therefore, World War II concluded. On a new anniversary of these tragic dates, Pequeños Universos presents its second and last issue about the Hiroshima Chronicles, by Kenzaburo Oé, which contains testimonies from the hibakusha, the atomic bomb survivors.

Read the article Hiroshima Notebooks, by Kenzaburo Oé. (Second Issue) written by Francisco Laborde

 

Cuadernos de Hiroshima, por Kenzaburo Oé. (Primera entrega)

(English version of this post and this article below)

nagasaki_boyDespués de seis meses de intensos bombardeos sobre 67 ciudades del Imperio del Japón, Harry Truman, presidente de los Estados Unidos, en uso del Proyecto Manhattan, ordenó utilizar armas nucleares sobre Japón, y el 6 de agosto de 1945, la bomba de Uranio Little Boy fue arrojada sobre Hiroshima.
Robert Lewis, copiloto del Enola Gay, bombardero B-29 que lanzó la bomba Little Boy, escribió en su diario: “un punto de luz purpúrea se expande hasta convertirse en una enorme y cegadora bola de fuego. La temperatura del núcleo es de 50 millones de grados. (…) La cabina de vuelo se ilumina con una extraña luz. Era como asomarse al infierno. A continuación llegó la onda de choque, una masa de aire tan comprimida que parecía sólido (…) Cuando la onda de choque alcanzó el avión, Tibbets [el piloto] y yo nos aferramos a los mandos. El [piloto] nos llevó a la máxima altura. El hongo alcanza una milla de alto, y su base es un caldero burbujeante, un hervidero en llamas. La ciudad debe estar debajo de eso. Dios mío, ¿qué hemos hecho?”

En un nuevo aniversario de esta, tal vez la mayor tragedia humana, Pequeños Universos comparte la primera de dos entregas sucesivas sobre las Crónicas de Hiroshima, del reconocido escritor japonés Kenzaburo Oé. Con estas crónicas, Oé rescató el testimonio de los hibakusha, los sobrevivientes de la explosión atómica. Crónica: literatura a ras del suelo, cuento de verdad, pormenorizado retrato, altavoz de las víctimas.

Leer el artículo Cuadernos de Hiroshima, por Kenzaburo Oé. (Primera entrega) de Francisco Laborde

Hiroshima Notebooks, by Kenzaburo Oé. (First Issue)

(Versión en español de esta entrada y este artículo más arriba)

nagasaki_boyAfter six months of bombarding intensively 67 cities of the Japanese Empire, Harry Truman, the United States President, activated the Manhattan Project. He ordered to launch nuclear weapons over Japan, and on August 6, 1945, the uranium bomb code-named Little Boy was dropped on Hiroshima.

Robert Lewis, Enola Gay’s copilot, the Boeing B-29 bomber that dropped the atomic bomb Little Boy, wrote in his diary: “a purple light expanded until it became an enormous and blinding fireball. Its core temperature was 50 million degrees. (…) The cockpit was illuminated with an odd light. It was like a peep into hell. Then, the shock wave followed, an air mass so compressed that it seemed solid (…) When the shock wave stroke the plane, Tibbets [the pilot] and I hold tight to the controls. He [the pilot] raised the plane to its maximum height. The mushroom had already risen to a height of 1 mile, and was still boiling upwards like something terribly alive. The city was underneath all that. My God, what have we done?”

On the anniversary of this, maybe the greatest human tragedy of all time, Pequeños Universos submits the first of two consecutive issues about the Hiroshima Chronicles, by the recognized Japanese writer Kenzaburo Oé. In these chronicles, Oé rescued testimonies from the hibakusha, the atom bomb survivors. A chronicle,  ground level literature, a true story, a detailed portrait, a loudspeaker for the victims.

Read the article Hiroshima Notebooks, by Kenzaburo Oé. (First Issue) written by Francisco Laborde