Cuadernos de Hiroshima, por Kenzaburo Oé. (segunda entrega)

(English version of this post and this article below)

6 de Agosto, 8:15 de la mañana. La vida se detuvo en Hiroshima tal como lo muestra este reloj de pulsera. Foto: AP. Archivo de las Naciones Unidas.“Escapé a la muerte de milagro pero pensé que debía ayudar a los indefensos ciudadanos que habían resultado heridos. No podía andar por mi propio pie y mi hijo, estudiante de medicina en aquella época, me llevó cargado a la espalda hasta el puesto de policía del Este. Allí sacó una silla y me sentó en ella. Después izó la bandera del sol naciente en un poste que había junto a nuestro improvisado puesto de socorro. En ese momento comenzamos nuestro trabajo junto a tres de mis enfermeras y a otra gente del vecindario que estaba en condiciones de ayudar.”
(Testimonio de Yoshimasa Matsusaka,
médico sobreviviente de la bomba atómica).

El 9 de agosto de 1945, a tres días del ataque nuclear sobre Hiroshima, Estados Unidos detonó el arma de Plutonio Fat Man sobre Nagasaki. El 15 de agosto el Emperador de Japón anunció por radio su rendición incondicional. Concluía así la Segunda Guerra Mundial. En un nuevo aniversario de estas trágicas fechas. Pequeños Universos acerca esta segunda y última entrega sobre las Crónicas de Hiroshima, de Kenzaburo Oé, con testimonios de los hibakusha, los sobrevivientes de la explosión atómica.

Leer el artículo Cuadernos de Hiroshima, por Kenzaburo Oé. (Segunda entrega) de Francisco Laborde

Anuncios

Escribe aquí tus pensamientos

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s